OCASO

Enumeraré los objetos de la tarde,
nuevas armas ofensivas e inofensivas.

No pensé en lo que hacía y me apresuré.
Quería verte llorar,
así que quemé el cuarto de tu mamá
y después me dormí en las cenizas.

Me aparté de tu mente,
buscando números que me aconsejaran,
pero no sé sumar,
solo restar momentos del aire.

Suspirando, fui yo quien lloró.
Jugué con lo inexistente.
Me herí de puro recuerdo.
Te vi ahi, en el espejo,
ignorándome,
con una risa siniestra.

Intenté golpearte,
pero solo dibujé odio con mi aliento.

(Texto compartido, escrito por: Nadie y yo.)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

"Jugar con lo inexistente es una adicción de la mente humana"

Bastante interesante este texto al igual que los demás presentes en este blog.

Felicitaciones!

::Pablo Gaitan:: dijo...

"Quería verte llorar,
así que quemé el cuarto de tu mamá
y después me dormí en las cenizas"

...menudo sarcasmo con el que se dijo, 24 hrs para pensar (o quiza se necesite mas...)

;)

contrasistema uaghhh!!!!! dijo...

ah esta fuertisimo!!! cada vez me gustan mas tus poemas. oye y gracias por los comentarios. por cierto, felicidades por la publicación en Coyuntura. Un gran abrazo ;)

Leon dijo...

Excelente! Sería una buenísima letra metalera, tal vez de Alice In Chains. Jugás muy bien con un edipo irredento y quemar el cuarto de su madre es sacarlo de ese útero anacrónico para evitar que sea evaginado de nuevo. Sin embargo...

Ah! Análisis transaccional: dónde estás?

Juan Pablo Dardón dijo...

Quería verte llorar,
así que quemé el cuarto de tu mamá
y después me dormí en las cenizas.

PUTA MADRE, TENÍA RATO DE NO LEER UNA IMAGEN TAN POTENTE. ME GUSTA.