INERTE

El tiempo no es mio.
No es de nadie porque no es algo.
Es algo porque, aparentemente, existe.
Existe pero no como ser.
No, no es un ser por eso no es libre.

Está sujeto a las cosas en nuestra vista.
Está sujeto hasta en la música, no es libre.

Se tiende ante nosotros indeterminadamente,
pero está enterrado en los relojes,
tan solo en la medida que de él hacemos,
tan solo la concepción que de él tenemos,
en la que lo inventamos y lo nombramos,
en la que lo encarcelamos y después lo matamos.

Esa es la mentira, pues el Tiempo no existe.


(Texto compartido, escrito por: Nadie y yo.)

2 comentarios:

ángel dijo...

La pertenencia de una afirmación que reniega de la poesón del tiempo. Me ha gustado leer ahasta aquí tu poesía en tu espacio que hoy descubro.


Saludos...

•║Korii║• dijo...

WOW! me encantan tus lineas segui asi! felicitaciones