EL ACCIDENTE

Viajaba a toda velocidad. Era media noche. Algunas gotas de lluvia empezaban a mojar el asfalto.

De repente, una curva estropeó mi camino. Empecé a frenar pero no pude hacer nada. Las fricciones estaban dañadas.

Inmediatamente, una luz cegó mi mirada y alguien dijo: "Es una niña".

3 comentarios:

contrasistema uaghhh!!!!! dijo...

esta genial. que chido que le hagas a eso de la minificcion. abrazo

Andrupi dijo...

¡Que onda Hilda! Este microcuento me gustó mucho. Me recuerdo el dia que me lo enseñaste en la parada de bus. Buena onda por compartir tu nacimiento conmigo y con el mundo... jejeje...

Katrolyn dijo...

Otro perfecto! vos, me gustan bastante estos cuentitos, son, no se, perfectos, sentencias de entretención, te felicito.